Cuenta una leyenda griega que en la lucha entre Atenea y Poseidón por la supremacía en la protección de Atenas tuvo la figura del olivo un papel importante.
Para calmar la contienda entre ellos, el sumo Zeus intervino y estableció conceder el dominio del territorio a quien fuera capaz de aportar el regalo más útil para la humanidad. Poseidón llevó un caballo, animal resistente, veloz y capaz de aliviar el trabajo de los hombre. Atenea, en cambio, apareció con una pequeña ramita retorcida entre las manos, de sutiles hojuelas de color verde argénteo.

Poseidón ya estaba saboreando la victoria cuando Atenea empezó a explicar las extraordinarias propiedades del olivo: una planta fuerte, capaz de vivir largos años y de producir frutos apetitosos y sabrosos, de los que los hombres podían extraer un líquido ideal para sazonar la comida, dar fuerza al organismo, aliviar las heridas y también alumbrar la noche. La victoria de la diosa fue aplastante. Zeus decretó vencedora a Atenea, al donar a los ciudadanos la planta más útil y le fue concedida la soberanía sobre toda la región.

El Vadillo Rural te ofrece su particular mar de olivos, donde podrás nadar en las bondades de este milenario árbol y bucear en un mundo de sensaciones inolvidables...

Quieres disfrutarlo?

Ven...Volverás¡

formas de contactar con nosotros